Hongos entomopatogenos para la bioregulación de poblaciones de insectos plaga y nematodos.

Ing. Mario Delgado Higuera

* Investigación Aplicada + Desarrollo ORIUS BIOTECH. [email protected]

Los hongos deuteromicetos Metarhizium anisopliae, Paecilomyces lilacinus y Beauveria bassiana, actúan naturalmente en el campo por contacto o por ingestión en insectos plaga y nematodos que hacen daño económico en diferentes cultivos agrícolas. Se han reportado mas de 200 especies de insectos plaga que son afectadas por estos hongos entomopatógenos.

1. COMO ACTUAN LOS HONGOS ENTOMOPATÓGENOS.

Los hongos deuteromicetos Metarhizium anisopliae, Paecilomyces lilacinus y Beauveria bassiana, actúan naturalmente en el campo por contacto o por ingestión en insectos plaga y Nematodos que hacen daño económico en diferentes cultivos agrícolas. Se han reportado mas de 200 especies de insectos plaga que son afectadas por estos hongos entomopatógenos.

El ciclo de los hongos entomopatógenos se divide en dos fases importantes: La fase infectiva hasta la muerte del hospedero y la fase reproductiva.

La fase infectiva se desarrolla desde la germinación de la espora sobre el integumento del insecto plaga hasta su muerte, donde los factores propios para el crecimiento están relacionados estrictamente con las condiciones nutricionales, de temperatura y de humedad que le ofrece el huésped. La primera etapa se inicia con la forma en que la espora llega al insecto para iniciar su germinación. Estas esporas o formas infectivas de los hongos entomopatógenos pueden adherirse por diferencias electrostáticas o porque están provistas de una capa mucilaginosa que le facilitan la adhesión al huésped. Al entrar en contacto con el integumento encuentran el sustrato nutricional (Carbono, Nitrógeno y otros elementos) y las condiciones de humedad y temperatura necesarias para su germinación. No necesita de factores climáticos externos para inducir el proceso inicial de germinación, solo los que ofrece el huésped. Por lo tanto pueden afectar al huésped tanto en periodos secos como de alta humedad. Este proceso se inicia con la producción de enzimas que ablandan el integumento para que le permita a la hifa entrar al hemocelo mediante presión física de germinación y así continuar con un crecimiento interno muy rápido. En este desarrollo interno el hongo produce unas toxinas enzimáticas que en la medida que va incrementando la colonización va intoxicando al insecto hasta paralizarlo y causarle la muerte después de 6 a 12 días desde que es afectado.

Aunque los insectos cuentan con un sistema de defensa muy ágil y efectivo compuesto por hemocitos, que tratan de frenar esta invasión mediante fagocitosis y encapsulación, la producción enzimática de los hongos entomopatógenos permite inhibir su acción y por lo tanto colonizar el huésped hasta su muerte. Si el insecto se encuentra inmunodeficiente por efectos bióticos o abióticos, la acción de estos entomopatógenos es más rápida.

La fase reproductiva de los hongos entomopatógenos se manifiesta después de la muerte del insecto y se cumple en dos etapas: miceliación y esporulación. En este momento las condiciones de humedad relativa y la temperatura son estrictas para que se manifiesten estas etapas. Si las condiciones climáticas son secas el proceso reproductivo se detiene y se observan insectos momificados mas no cubiertos por una capa algodonosa que corresponde a la miceliación o por un polvillo verde o lila o blanco que corresponde a la esporulación. Esta es la capacidad de los hongos entomopatógenos para repoblar el área foliar con más esporas que pueden afectar otros insectos.

2. SINTOMAS

Algunos de los insectos plaga muertos por los hongos entomopatógenos manifiestan la miceliación y la esporulación y otros no. Los insectos enfermos quedan expuestos a los depredadores y parásitos. Además por la debilidad causada por la intoxicación se caen de las plantas por la lluvia y el viento.

Los síntomas en la fase infectiva de una la larva enferma por los hongos entomopatógenos son: pérdida de apetito, decoloración del integumento, hinchazón, flacidez, falta de movilidad hasta la parálisis, la muerte y la momificación. Las larvas de lepidópteros y coleópteros que son afectadas en los últimos estados de desarrollo larval, enpupan en actitud de defensa antes de cumplir el ciclo. Sin embargo el hongo sigue su desarrollo hasta causarle la muerte. Luego micelia y esporula a través de la pupa.

Los adultos que se enferman pierden el apetito, interrumpen la oviposición, pierden movilidad hasta la parálisis, la muerte y la momificación. Los coleópteros adultos enfermos se retiran del lugar donde se están alimentando y adquirieron la enfermedad en actitud de protección a su especie. Este comportamiento lo acompaña con una segregación de feromonas informantes que evitan que otros adultos de su especie, lleguen al sitio a enfermarse.

3. BIO REGULACIÓN DE LA POBLACIÓN DE INSECTOS PLAGA Y LOS NEMATODOS CON LOS HONGOS ENTOMOPATÓGENOS EN LOS CULTIVOS AGRÍCOLAS

Los hongos entomopatógenos no controlan como un insecticida químico, Bio Regulan las poblaciones de insectos plaga. y nematodos. Su acción es infectar, enfermar y después de 5 a 15 días le causan la muerte a las larvas, las pupas y los adultos de los insectos plaga. Si se enferma un insecto en el primer o segundo estado larval el efecto letal es mas corto que si lo afecta después del tercer estado larval. La muerte viene en el estado larval o en el estado pupal. Un adulto afectado puede demorar hasta 15 días en morir. Las larvas y adultos pueden observarse en el cultivo pero si están enfermos por el hongo entomopatógeno no se encuentran haciendo daño.

En el Manejo Integrado de Plagas utilizando los hongos entomopatógenos en mezcla con la dosis completa o la mitad de la dosis de los inhibidores de síntesis de quitina o insecticidas químicos, mueren los insectos que son “susceptibles” al agroquímico y la población de insectos “resistentes” cuyo sistema inmunológico se afecta por la acción tóxica del agroquímico, aumentan la susceptibilidad a la enfermedad causada por los hongos entomopatógenos incrementando la proporción de control hasta niveles muy cercanos al 95 %. Este manejo integrado aumenta la virulencia de la infección por los hongos entomopatógenos y acorta el tiempo a la muerte de los insectos plagas, reduciendo al máximo el remanente de insectos plagas que van a dar origen a las próximas generaciones. Si la población de reinfestación es baja, las nuevas generaciones de plagas van a demorar mayor tiempo en volverse económicas. Así tenemos que realizar menos controles, se reducen las aplicaciones y los hongos entomopatógenos regulan las poblaciones no dejando que el incremento sea rápido y cada vez mas agresivo.

Cuando se aplican en el cultivo gran cantidad de esporas de hongos entomopatógenos, se incrementa el potencial microbiológico de bio-regulación de plagas. Además la utilización permanente de estas esporas latentes colonizan los cultivos aplicados disminuyendo la infestación y la incidencia de los insectos plagas y nematodos hasta niveles que no causan daño económico.

Las esporas de los hongos entomopatógenos formuladas con soportantes de estabilidad, aplicadas sobre las hojas del cultivo permanecen en estado de latencia y afectan cualquier insecto plaga por contacto o por ingestión.

Los insectos plagas no pueden desarrollar resistencia a la acción tóxica de los hongos pues en el crecimiento y la colonización sintetizan hasta 17 toxinas diferentes y los genes de resistencia no son capaces de entender múltiples variables de toxicidad. La resistencia de las plagas a los insecticidas químicos es fácil de adquirir pues corresponde a una sola molécula de un determinado grupo como son los organofósforados, los carbamatos, los piretroides, etc. Un insecto que se ha sometido a la aplicación frecuente de alguna molécula química puede llegar a metabolizar este agente tóxico. Cuando entra en contacto con él, lo identifica y su organismo es capaz de encontrar la forma de evitar metabólicamente que actúe sobre el destino donde causa la toxicidad y atenuar el efecto de manera que no le produzca la muerte.

4. MICOSPLAG WP

Es una formulación de esporas en latencia de los hongos entomopatógenos B. bassiana, M. anisopliae y P. lilacinus que bio-regulan las poblaciones de insectos plagas en cultivos como arroz, algodón, tomate, soya, sorgo, frutales y otros. Es formulado como un polvo mojable con una concentración de 100 millones de esporas en latencia por gramo de producto comercial para ser aplicado en una dosis por hectárea de 100 gramos.

5. COMO SE UTILIZA EL MICOSPLAG WP

En el caso de los lepidópteros desfoliadores la aplicación del MICOSPLAG WP en mezcla con un inhibidor de quitína a la mitad de la dosis, hacen controles inmediatos superiores al 50%. En los cinco días siguientes el control sube al 95 %. El producto químico controla estados larvales iniciales y “susceptibles” y le baja las defensas a los superiores al tercer estado larval y a los “resistentes” al agroquímico, de manera que facilita la afección por el entomopatógeno y acelera su muerte pues hay presencia de dos agentes de control. La aplicación de MICOSPLAG WP en mezcla con un insecticida químico o con un insecticida gasificante a la mitad de la dosis, hacen controles inmediatos superiores al 90 %. En las larvas muertas por el producto químico se desarrolla un crecimiento saprofítico del hongo. Luego viene la miceliación y esporulación que contribuyen en la colonización con mas esporas de los entomopatógenos en el cultivo para continuar con la regulación de las generaciones siguientes.

Para los barrenadores, chupadores, minadores y adultos se recomienda utilizar el MICOSPLAG con un insecticida químico a la mitad de la dosis. En el caso que haya resistencia a diferentes grupos de insecticidas, el MICOSPLAG actúa sobre las poblaciones de insectos “resistentes” y el insecticida químico sobre las “susceptibles” asegurando de esta manera un control efectivo en la aplicación.

Cuando hay una incidencia alta de cualquier plaga se recomienda utilizar un insecticida químico mezclado conMICOSPLAG para “asegurar” la aplicación, controlar la población “remanente” y disminuir la infestación por la nueva generación que viene posteriormente.

Para las plagas permanentes del suelo como los nematodos y las chizas, se recomienda aplicar el MICOSPLAG con un tercio de la dosis comercial de un insecticida químico granulado del grupo de los carbamatos. El producto químico actúa sobre las larvas de los coleópteros o lepidópteros, los nematodos presentes en ese momento y las esporas de los hongos entomopatógenos del MICOSPLAG, actúan sobre los adultos, las pupas y las generaciones futuras reduciendo ampliamente el potencial de reinfestación.

El éxito en el manejo de las plagas con los hongos entomopatógenos del MICOSPLAG está en colonizar el cultivo con una gran cantidad de esporas en latencia para afectar la mayor cantidad de insectos plagas en sus estados iniciales que son los más susceptibles y por lo tanto regular las generaciones futuras manteniendo las poblaciones de plagas bajas sin que lleguen a causar daño económico. Si hay que manejar las plagas integradamente, el MICOSPLAG amplia el espectro de control de los insecticidas químicos y regula las generaciones posteriores evitando el daño económico y las aplicaciones masivas de agroquímicos para su control. A mayor número de aplicaciones de las esporas de los hongos entomopatógenos, menor incidencia permanente de insectos plagas. Las esporas de los hongos entomopatógenos se inactivan a 35º C. Por lo tanto no causa problemas en el hombre ni en los animales.

Abrir chat