Trichoderma pers. Características generales y su potencial biológico en la agricultura sostenible.

Ing. Marco Aurelio Villegas Arenas. MSc. 1

Este hongo fue descrito por primera vez hace 200 años por los micólogos como un gasteromiceto y solo un siglo después se realizó el análisis de su estructura y características para ser clasificado como género entre los hongos filamentosos, con propiedades y actividades biológicas cada vez más usadas en la agricultura actual. Su habilidad como antagonista solo fue descubierta hace 50 años y gran cantidad de artículos técnicos se han escrito describiendo sus bondades en el manejo biológico de los cultivos agrícolas.

El género Trichoderma esta en el ambiente y especialmente en el suelo. Se ha utilizado en aplicaciones comerciales para la producción de enzimas y para la regulación de los fitopatógenos que enferman las plantas. Se encuentra en suelos abundantes en materia orgánica y por su relación con ella esta clasificado en el grupo de hongos hipógeos, lignolícolas y depredadores. Es aeróbico y pueden estar en los suelos con pH neutro hasta ácido.

La clasificación taxonómica actual lo ubica dentro del Reino de las plantas, División Mycota, Sub división Eumycota, Clase Deuteromicetes, Orden Moniliales, Familia Moniliaceae, Género Trichoderma con 27 especies conocidas como: T. harzianum Rifai, T. viride Pers., T polysporum Link fr, T. reesei EG Simmons, T. virens , T. longibrachatum Rifai, T. parceromosum , T. pseudokoningii , T. hamatum , T. lignorum y T. citroviride .

Su fase perfecta (estado Telomorfo) lo ubica en la Clase Ascomycetes, Serie Pyrenomycetes, Orden Hipocreales, Género Hypocrea. Tiene como sinónimos el género Tolypocladium .

Morfológicamente, es un hongo que posee estructuras del tipo de conidias hialinas uniceluladas, ovoide en conidioforo hialino largo no verticilado, nace en centros pequeños. Tiene la capacidad de producir clamidosporas en sustratos naturales, estructuras de vital importancia para la sobrevivencia del género en el suelo bajo condiciones adversas. Es saprofito del suelo y de la madera y el crecimiento en el suelo es muy rápido.

La alta presencia de humedad y el riego mejora las condiciones de vida de muchos microorganismos entre ellos Trichoderma , pasando de un estado latente a uno activo y desarrollándose óptimamente hasta en un 60 % de plena capacidad del suelo de retención de humedad. A porcentajes mayores de saturación se disminuye la colonización y sobrevivencia por la baja disponibilidad de oxigeno. Es favorecido por condiciones de pH ácido donde su población se incrementa por una mayor formación de conidioforos, por la germinación de conidias y por menor competencia con microorganismos como actinomicetos y bacterias que se encuentran limitados por la acidez. En suelos con temperatura que oscilan entre los 10 º y 15º c y baja disponibilidad de nutrientes esenciales no crece y se afecta la actividad benéfica.

El modo de acción de Trichoderma esta asociado a la descomposición de la materia orgánica que hay en el suelo y por el antagonismo con microorganismos patógenos a las plantas usando procesos de amensalismo, depredación, parasitismo y competición, y por su Hiperparasitismo.

Trichoderma participa en la biotransformación de celulosa (polímeros de glucosa de alto peso molecular), en la transformación de hemicelulosa (polisacarido que por hidrólisis libera hexosa y pentosa), en la mineralización del Nitrógeno (reacciones hidrolíticas) y de algunas proteínas presentes, en la degradación y en la descomposición de la lignina y el humus que al tener estructuras basadas en núcleos aromáticos son degradados por oxidación de cadenas laterales.

Estos procesos biológicos de digerimiento favorecen el crecimiento de la planta, le ofrecen un mayor vigor germinativo a las semillas, un mejor desarrollo de la raíz y una mejor expresión fenotípica.

El principal beneficio del Trichoderma para la agricultura es el Antagonismo con microorganismos patógenos de las plantas por su capacidad para producir secreciones enzimáticas tóxicas extracelulares que causan desintegración y muerte en hongos fitopatógenos que habitan el suelo (micoparasitismo), en la degradación de paredes celulares de las hifas de hongos patogénicos(depredación), en la producción de químicos volátiles y antibióticos antifungales que inhiben hongos basidiomicetos (amensalismo), en la colonización directa del hongo por penetración hifal (predación), en la competencia por oxigeno, nutrientes y espacio en el suelo y por su gran adaptabilidad y rápido crecimiento.

Diferentes especies de Trichoderma tienen la capacidad antagonista contra hongos fitopatógenos como Rhizoctonia solani, Fusarium oxyporium fs dianthii, Sclerotinia sclerotiorum, Colletotricum gloesporioides, Sclerotium rolfsii, Rosellinia bunodes, Phytophthora cinnamomi, Phytophthora Cactorum con Trichoderma harziamun, Botrytis cinerea con T. virens, Rosellinia bunodes con T. pseudokoningii, Armillaria mellea con T. viride, Phytium sp. y Phytophthora sp con T. hamatum, Cryptonectria parasítica con T. parceromosum.

Diversos trabajos al nivel de laboratorio y corroborados con pruebas de eficacia en cultivos agrícolas, definieron que la mejor dosis de Trichoderma como bio-regulador de fitopatógenos en el suelo es una dosis de 1 x 10 6 UFC por metro cuadrado de suelo.

Resultados de campo demuestran un incremento en la actividad de las especies de Trichoderma harzianum como micoparásito, cuando se inoculan en la semilla disminuyendo la población de Rhizoctonia solani, Sarocladium sp y Phytium sp en el suelo. También se comprobó que la aplicación sobre el suelo en pre siembra, siembra y post-emergencia temprana, logra disminuir la incidencia de las enfermedades en el cultivo en mas del 60% y además demora la aparición de los síntomas de los patógenos en la planta.

En el sector agrícola la investigación y el desarrollo de Trichoderma se ha trabajado en tres aspectos: 1. Evaluar la capacidad antagónica contra hongos fitopatógenos agentes causales de pudriciones radiculares y marchitamientos como Rhizoctonia solani, Sarocladium sp. y Sclerotinia sp. en Arroz, Flores, Papa, Hortalizas, Frutales y Frijol, Fusarium oxysporum en Clavel, Botrytis cinerea en Flores, Ceratocystis fimbriata en Cafeto, Rosellinia bunodes en Cacao, Phytophthora cactorum en Manzano, Colletotrichum gloeosporioides en Tomate de árbol. 2. Determinar su tolerancia a la aplicación de fungicidas a base de Clorotalonil, Captan, Carboxim, Benomil, Mancozeb, Fosetil de aluminio, Metalaxil. 3. Evaluar su comportamiento en mezcla con herbicidas e insecticidas en diferentes cultivos agrícolas como el Arroz, las Flores, el Banano y la Papa.

Cuando se aplica Trichoderma en campo se deben tener en cuanta varios aspectos importantes que permitan su adecuada expresión, que se relacionan con la interacción planta hospedante – fitopatógeno susceptible – ambiente favorable (Temperatura del suelo, humedad, presencia de oxigeno, pH ), Condiciones del suelo (estructura, contenido de materia orgánica y nutrientes) y tiempo.

La producción y comercialización de productos comerciales a base de Trichoderma para uso en agricultura es muy importante en la actualidad. Hay que tener en cuenta varios aspectos muy importantes para obtener la eficacia que necesita el agricultor para un excelente resultado de campo: la procedencia del producto, la experiencia y confiabilidad de la empresa que lo produce, el respaldo técnico, la fecha de vencimiento, la presentación y las características especificas del producto como especie de Trichoderma , concentración, viabilidad, especificidad, dosificación y forma de aplicación, que garanticen su eficacia y efectividad.

BIBLIOGRAFÍA

– AHMAD, Jaleed S. y Baker, Ralph. Rhizosphere competence of Trichoderma harzianum . En: Phytopathology 77. 1987. p. 182-189

– AGRIOS, George. Fitopatología. México: Limusa, 1988. p. 145-146

– ALVAREZ B., Horacio A. … et.al. Eficiencia de cepas de Trichoderma sp . En el control de Phytium sp. y Rhizoctonia solani en Gypsophila paniculata. p. 85-87

– ALVAREZ, Horsas. Eficiencia de cepas Trichoderma en el control de Phytopthora y Rhizoctonia

– BARAK, Rina. Elad, Yigal y Chet Ilan. The properties of –fucose binding agglutinin associated with the cell wall of Rhizoctonia solani . Arch Microbiol 144. 1986. p. 346-346

– CAICEDO García, Carlos Augusto; Sánchez Guido, Martín y Guzmán García, Myriam Patricia. Trichoderma sp . y su comportamiento en mezcla con herbicidas. En: Arroz vol. 50 No. 439, 2002. p. 12-15

– COLE , J. S. y Zvenyika, Z. Integrated control of Rhizoctonia solani and Fusarium solani in tobacco transplants with Trichoderma harzianum and triadimenol. En: Plant Pathology 37. 1988. p. 271-277

– CONGRESO. Memorias: XXII congreso de la Asociación Colombiana de fitopatología. Medellín: Ascolfi., 2001

– CHET, Ilan. Trichoderma application, mode of action, and potential as a biocontrol agent of soilborne plant patrhogenic fungi. En: Innovative approaches to plant disease control. New York : Willey-Interscience.

– ELAD, Y. … et.al. Ultrastructural studies of the interaction between Trichoderma spp. and plant pathogenic fungi. En: Phytopatholy Nº. 107. 1983. p. 168-175.

– GHISALBERTI, E. L. y Sivasithamparam, K. Antifungal antibiotics produced by Trichoderma spp . En: Soil Biol. Biochem. Vol. 23 Nº 11. 1991. p. 1011-1020

– GULLINO, M. Lodovica; Migheli, Quirico y Mezzalama, Monica. Risk analysis in the release of biological control agents: Antagonistic Fusarium oxysporum as a case study. En: Plant Disease. The American Phytopathological Society, c1995. p. 1193-1199

– HANLIN, Richard T. Ilustred genera of ascomycetes of imperfect fungi.1990 p. 88-89

– HASHIOKA. Yoshio. Mycoparasitism in relation to phytopathogens. 1973. p. 179-190

– HORNBY, D. y Bateman, G.L. Potential use of plant root pathologens as bioindicators of soil health. Biological indicators of soil health. Cab International, 1997. p. 179-197

– JIN, X.; Harman, G. E. y Taylor , A. G. Conidial biomas and desiccation tolerance of Trichoderma harzianum produced at different medium water potentials. En: Biological control 1. Academic Press, 1991. p. 237-243

– MOYEA, Silverio. Introducción a la microbiología del suelo. La Habana: Pueblo y Educación, 1991.

– PAPAVIZAS, G. C.. Trichoderma and gliocladium: biology, ecology, and potential for biocontrol.1985. p. 24-25

– SAMUELS, Gary J. Trichoderma: a review of biology and systematics of the genus. En: Micological vol. 100 (7-2) , 1996. p. 923-935

– SAWANT, Indu S. y Mukhopadhyay, A.N. Integration of metalaxyl with Trichoderma harzianum for the control of pyhium damping-off in sugarbeet. En: Indian Phytopath vol. 43. 1990. p. 535-541

– VILLEGAS E., Bernardo y Castaño Z., Jairo. Identificación de aislamientos promisorios de Trichoderma spp. Para el manejo de la pudrición de la corona y raíz del manzano ( Malus domestica , Borkh) en Caldas. En: Fitotecnia. Manizales: Universidad de Caldas. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Departamento de Fitotecnia, 2000

[1]Ing. Agronomo. MSc Fitopatología. Investigación Aplicada & Desarrollo ORIUS BIOTECNOLOGÍA.  [email protected]. Villavicencio. COLOMBIA. www.oriusbiotecnologia.com

Abrir chat